ESTUDIOS BIBLICOS

 

COMO PERMANECER EN EL MINISTERIO

 

 

COMO PERMANECER EN EL MINISTERIO
Edificador de Liderazgo
2 Corintios 4:1-18
Rick Warren


<< Volver a estudio de liderazgo

¿Cuántos de ustedes han visto las olimpiadas? Lo que es más interesante para mí son las carreras de larga distancia. Es muy interesante para mi que al principio, siempre hay una gran multitud. Pero mientras la carrera continua, esa multitud disminuye.

El hecho es que no importa cómo empiece en la vida, lo que importa es cómo termina. Una de las claves de cómo tener éxito en la vida cristiana es la persistencia. Hoy quiero hablar acerca de “Cómo Permanecer en el Ministerio” porque en su ministerio como pastor laico en Saddleback, usted tendrá momentos cuando se sienta desanimado. Habrá momentos cuando su grupo no irá donde usted quiera que vaya, cosas sucederán, conflictos interpersonales. Porque está sirviendo en una posición crucial, vital en nuestra iglesia. El diablo va a hacer todo lo que pueda para destruir, atacar, desanimar, derrotar y decepcionarle.

Vamos a estudiar 2 Corintios 4. Vamos a ver 7 Claves de Cómo Permanecer en el Ministerio las cuales encontramos en la vida de Pablo. Una de las cualidades esenciales del ministerio es toda esta idea de persistencia. Hebreos 12:1 dice “Corramos con perseverancia la vida que está delante de nosotros.” Fue Vince Lombardi que dijo, “Presionen. Porque nada puede ocupar el lugar de la Persistencia.”

Deseo animarle. Este ha sido un pasaje de mucho ánimo para mi. La gente de éxito no sabe cómo rendirse. Es una de las claves para triunfar. Siguen intentando. No saben cómo darse por vencido. Usted no es un fracaso hasta que se da por vencido. El viejo dicho que dice, “Los ganadores nunca se rinden, los que se rinden nunca ganan.”

Si usted mira su vida anterior, ¿qué desea nunca haber abandonado? ¿Una dieta? ¿Lecciones de música? ¿Alguna carrera? ¿Una relación? Pablo dice dos veces en este pasaje, “no desmayamos.”

Cuando usted estudia el ministerio de Pablo, el tenía cada razón para estar desanimado. Tenía toda clase de dificultades. En 2 Corintios 11, el hizo esta lista de cosas que dicen por qué su vida podría haber sido desanimada. Pero él dice, “No desmayamos.”

2 Corintios 4:8 “Somos presionados por todos lados, pero no destruidos, perplejos pero no desesperados, perseguidos pero no abandonados, derribados pero no destruidos.” El da cuatro descripciones de su ministerio y son bastante descriptivas. La primera dice, “Estoy presionado por todos lados.” Literalmente, cuando leo eso pienso en un jugados delantero de fútbol americano cuando es atacado. El dijo, “Tengo ataques por todos los ángulos.” Financiera, relacional, emocional, y espiritualmente. Lo recibe en toda área.

Luego el dice, “Estoy en apuros, pero no desesperado.” EL griego literalmente aquí significa “alargado al límite pero no roto.” Es como una banda de goma siendo jalada. El dice, “Estoy


Edificador de Liderazgo

siendo llevado hacia el límite pero no roto.”  Estoy en perplejo – No sé porqué me está pasando esto, pero voy a seguir. No sé porque esté sucede. Simplemente sigo hacia delante.

Luego el dice, “Perseguido pero no abandonado.”  Esa palabra literalmente significa “acosado y buscado.” Como que mandarán perros a seguirme y soy seguido por ellos a través de todo el bosque. Soy el ciervo acosado y buscado.

Luego dice, “Derribado, pero no destruido.” Aquí el utiliza el ejemplo de un boxeador. Philips dice, “Estoy derribado pero no fuera de combate.”  Eso es lo que cuenta en la vida. Uno de mis versículos favoritos está en Proverbios, “Aunque un hombre recto cae siete veces, se vuelve a levantar.” Aún los buenos hombres tambalean. Todos nosotros cometemos errores. Cada uno de nosotros se desanima, decepciona, sufre derrotas. La llave para triunfar en la vida es persistir. Usted sigue intentando.

Pablo dice, Conozco la presión. He sido tremendamente presionado. He estado en apuros. He sido perseguido. He sido derrotado. He estado frecuentemente en situaciones que eran imposibles, sin esperanza. Solamente sigo adelante. Aún cuando no me sintiera con ánimos, solamente seguí hacia delante.”

¿Cómo logra esa clase de persistencia en su ministerio como un pastor laico? Siete cosas.

 

1. NECESITO RECORDAR QUE DIOS ME AMA.

Nunca olvide ese hecho. Cada cosa que haga en el ministerio debe estar basada en la gracia, amor, y misericordia de Dios. V. 1 “Ya que por la misericordia de Dios tenemos este ministerio no desmayamos.” Haga un círculo en “misericordia”  El está hablando acerca de la misericordia de Dios, la cual es la gracia de Dios, la cual es el amor de Dios. ¿Cómo me ayudará en el ministerio el recordar esto? Le ayuda porque al pasar por un tiempo difícil usted recuerda en primer lugar que Dios ve todo por lo que estoy pasando. Dios conoce todo lo que me sucede. Dios está experimentando lo mismo conmigo y Dios me ayudará en ese tiempo si solamente confío en El. El es un Dios de gracia y misericordia. Usted nunca pasa por una situación en la que Dios no esté con usted. En esas situaciones decepcionantes cuando está trabajando con personas y en el ministerio la mayoría de ustedes son tentados a desanimarse porque están trabajando con personas. Hasta ahora todos nosotros hemos aprendido que las personas son imperfectas. Le fallan. Le decepcionan. No aparecen cuando les pide que lleguen. No hacen cosas cuando les pide que las hagan. Pablo dice, “Puedo soportar no importa lo que llegue a mí porque sé que Dios está comprometido a soportar conmigo..”

Cada Domingo por la mañana cuando vengo a la iglesia (es casi como 25 minutos en carro)  y lo primero que hago en el carro, al estar solo, manejando hacia la iglesia, es cantar “Jesús me ama.” Cada domingo en la mañana. Deseo sentirme amado por Dios. Si eso llega hasta mi alma, si realmente me siento amado por Dios, entonces eso afectará a cada persona con la que me relaciono durante el día. Si me siento amado, entonces puedo dar amor.

 


Edificador de Liderazgo

1 Corintios 15:10 habla acerca de la gracia. Dice tenemos este ministerio por la gracia y la misericordia de Dios. Creo que hay dos beneficios en recordar que Dios lo que Dios hace en mí y por medio de mí y para mí, lo hace por gracia.

            Lo primero es, no tengo que probar mi valor. Eso es muy importante. ¿Qué es lo que le hace un adicto al trabajo? Cuando usted está tratando de probar su valor por el trabajo. Ya sea algún día sirva como un pastor laico, Dios le ama y es de valor, no por lo que hace. No tiene que probar su valor. De otra manera usted termina corriendo hacia la muerte.

            Pero lo otro es, tengo la energía para comenzar de nuevo cuando fallo, cuando recuerdo la gracia de Dios. Habrá algunos días que usted simplemente es un fracaso, un fracaso. Usted va a necesitar ánimo y eso viene de la gracia de Dios.

 

2. MANTENGA UNA CONCIENCIA CLARA.

Esa es la segunda característica de permanecer en el ministerio. V. 2 “Más bien hemos renunciado a lo oculto y vergonzoso. No andando con astucia, ni distorsionamos la palabra de Dios. Al contrario, sino manifestando la verdad plenamente, nos encomendamos a la conciencia de todo hombre.” Haga un círculo en “encomendamos a la mente de cada hombre.” Pablo está diciendo que es transparente. No tiene absolutamente nada que esconder. Lo que ve es lo que soy. No tiene nada oculto. El mantiene una conciencia clara. Y eso es absolutamente esencial si va a permanecer en el ministerio. La integridad produce permanencia. La decepción nunca permanece. Creo que hemos visto algunos ministerios nacionales que prueban eso. Usted no puede construir un ministerio basado en deshonestidad. Usted debe tener integridad.

Vi un rótulo en la gasolinera que decía, Un motor limpio produce más poder. Eso es verdad con respecto a la vida. Cuando usted está limpio, tiene más poder en su vida. Cuando es honesto y abierto y tiene una conciencia clara, hay un poder tremendo y estabilidad en su vida. 1 Timoteo 1:19, “Una conciencia culpable hundirá su fe.” Y Proverbios 10:9 dice, “Un hombre de integridad camina seguro.” El sabe que nadie tiene nada malo contra él.

Cuando pienso en ese versículo, “El hombre de integridad camina seguro.” Pienso en Billy Graham. Hay un hombre que es sin macha. Quiero vivir mi vida de tal manera y quiero que usted viva su vida de esa manera y opere su ministerio en tal forma que la gente tenga no tenga nada  para acusarle. Así es como deseo que usted y yo vivamos. No tienen nada en su contra, tienen que inventar para atacarle. Eso es lo que Pablo dice, “Nos encomendamos a la conciencia de todo hombre.”

3. DEBO TENER LA MOTIVACIÓN CORRECTA

Estamos hablando de porqué hace lo que hace. ¿Por qué está en el ministerio? ¿Por qué es un pastor laico? ¿Por qué firmó para tomar este ministerio en nuestra iglesia?  El “¿Por qué? Frecuentemente determina el “¿Cuánto tiempo?” Si entra al ministerio con al motivación


Edificador de Liderazgo

incorrecta, entonces cuando la primera palabra de desanimo venga, usted deseará abandonarlo porque no tiene la motivación correcta que le mantenga siempre adelante.

Vea la motivación de Pablo en el versículo 5 “Porque no nos predicamos a nosotros mismos sino a Jesucristo como Señor y a nosotros como vuestros siervos por amor a Jesús.”  Haga un círculo en “amor a Jesús.”  El dice eso dos veces en este pasaje. Otra vez en el v. 11 “Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte, por amor a Jesús.”  Cuando usted mira al ministerio de Pablo, descubre todas las cosas diferentes que el hizo. De hecho, en 2 Corintios 11:23 El dice: “He trabajado más arduamente y he estado en prisión y en azotes más severamente, expuesto a la muerte una y otra vez.”  V. 24 “Cinco veces he recibido de los Judíos cuarenta azotes menos uno.” ¿Se puede imaginar cómo estaba su espalda?  Cuarenta azotes, cinco veces diferentes. “Tres veces fui atado con cuerdas, una fui apedreado, tres veces naufragué y pasé una noche y un día en mar abierto. He estado en constante peligro. He estado en ríos peligrosos, bandidos, hombres de mi nación, gentiles, en la ciudad, en el campo. En peligros en el mar, falsos hermanos. He trabajo y en fatiga. He estado sin dormir. He conocido el hambre y he salido sin comida. He estado en el frío y desnudo. Además de todo eso, enfrento la presión diaria de mi preocupación por todas las iglesias.”

Cuando mire a Pablo y le pregunte, “¿Por qué viajaste a todos esos lugares?” El dirá “Lo hice por amor a Jesús.” ¿Por qué aguantaste con cuarenta azotes cinco veces? “Lo hice por amor a Jesús.”  ¿Por qué afrontaste peligros, y fatiga, enfermedad y fríos, hambre y temor?  “Lo hice por amor a Jesús. Siempre lo hice por amor a Jesús.”

El hecho es, algún día estará delante de Jesús y deseo oírle decir: “Bien hecho, buen siervo y fiel.”  Cuando El diga eso, habrá valido la pena. Nunca olvidaré cuando la iglesia estaba mucho más joven, solamente unas cien personas. Bob Mayfield estaba a cargo de cargar el trailer una vez al mes. Un día nadie le ayudó. Tuvo que hacer todo y estaba un poco molesto. El me dijo eso después. El dijo, “Me estaba quejando por eso y de repente el Señor me dio un golpecito en el hombro y dijo, ‘¿Por qué haces esto entonces? ¿Para quién lo estás haciendo?’ Y él dijo ‘Señor, lo estoy haciendo por ti.’ ‘Entonces no importa lo que haga alguien más.’”

Estoy haciendo esto por amor a Jesús. Cuando ejerce su ministerio, cuando planifica ese grupo, no importa si una persona o veinte lleguen, usted lo está haciendo por amor a Jesús, no para las personas que están allí. Lo está haciendo con la motivación correcta. Colosenses 3:23 dice “Todo lo que hagan, háganlo con todo su corazón como para el Señor y no como para el hombre.” No importa lo que haga, hágalo como para Jesús.

Aprendí este versículo cuando era un niño. Solía aplicarlo cuando realizaba alguna de mis obligaciones en casa. Mi abuela vivía en una casa de huéspedes a la par de nuestra casa y una de mis obligaciones era limpiar su baño. Detestaba eso. Detestaba limpiar letrinas y todo eso. Aprendí este versículo y dije, “Todo lo que hagan, hacerlo como para el Señor...”  y decía, “Señor, hoy estoy limpiando este baño sanitario como si fuera para ti. Y luego tu querrás que esté sin mancha, lo mejor.

 


Edificador de Liderazgo

Hay una frase que escucho en el valle de  Saddleback y estoy cansado de eso. Y se que usted también. “Lo debo a mí mismo.” Esa solamente un viejo egoísmo. Usted no ve a Pablo diciendo eso. Pablo dice, “Hago lo que hago porque me doy cuenta que Dios me ama y hago lo que hago porque sé que tengo una conciencia clara y hago lo que hago por amor a Jesús.” Esa es su motivación.

Si usted no tiene esa motivación, no va a permanecer como pastor laico. Las personas le van a decepcionar y desanimar.

He aprendido que cuando pongo extra atención a la alabanza de otros, cuando realmente escucho y dependo de eso para seguir adelante, entonces tiendo a ser muy sensible a la crítica de otros. Si construye su ministerio en lo que otros dicen acerca de usted, entonces cuando digan cosas malas de usted, usted será desbastado. Tiene que aprender a no darle mucha importancia a eso. Alguien dijo que con alabanza y con crítica son como las gomas de mascar. Puede tenerlas en su boca  por un momento pero no se las trague.


Edificador de Liderazgo

4. DEBO ACEPTAR MIS LIMITACIONES

La forma más rápida de agotarse es tratar de ser superman. A fin de permanecer haciendo las cosas de Dios usted debe reconocer que usted no es Dios y que necesita conocer sus limitaciones. V 7 “Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para mostrar que este poder que supera todo es de Dios y no de nosotros.”  Me encanta este versículo porque está comparando nuestros cuerpos a vasijas de barro. Algunos de nosotros tenemos vasijas de barro mucho más grandes que otros. Es está diciendo que las vasijas de barro son como nuestros cuerpos frágiles. El dice que lo que se refiere a las vasijas de barro es que se quiebran fácilmente. Si se le cae una jarra de barro, se va a quebrar. Nuestros cuerpos no están inmunes de la presión. Pablo está diciendo, no nieguen su debilidad. Acéptenlas. De hecho, se pueden gloriar en ellos porque el poder de Dios se muestra en nuestra debilidad. De hecho, los mensajes más grandes de nuestras vidas vienen de nuestra debilidad no de nuestras fortalezas. Sus fortalezas no ayudan a nadie. Ellas dirían, “El es fuerte en esa área.” Pero cuando las personas ven a Dios obrando a través de su vida en una debilidad y cambiando esa debilidad en una fortaleza, una herida en sanidad y ayudando a otros, entonces la gente dice, “Bueno, quizás Dios pueda obrar en mi vida.”

Pablo está diciendo que tenemos tesoro en jarras de barro. Usted necesita reconocer el hecho que usted tiene limitaciones en su vida. Eso incluye su horario, que usted solamente puede hacer una actividad a la vez . Eso incluye cuantas presiones puede manejar y cosas como esas. Aprender a realizar las cosas a cierto ritmo. Ese es un principio importante para permanecer en el ministerio.

Algunos de ustedes vieron la carrera en los juegos Olímpicos donde Mary Decker Slaney corrió al frente y estuvo  cuatro o cinco yardas delante de todos los demás. Ella estaba dando lo mejor. Los comentadores sigan diciendo, “Está corriendo tan rápido.” Seguí pensando, ¿Qué quiere decir con que está corriendo muy rápido? Ella está en primer lugar. Pero  el dijo, “A este ritmo ella no permanecerá en la carrera.”  Y el hecho es que  al final de al carrera, ella terminó en décimo lugar de las quince aunque estuvo como primera en las dos terceras partes de la carrera.

Usted debe aprender a ponerse un ritmo. Roma no fue construida en un día. Uno de los versículos que Dios me dio al final del primer año fue Exodo 23:29-30 que dice “No te daré la tierra de una sola vez, sino que sacaré a los gigantes poco a poco.” Cuando Dios desea hacer un hongo, El se toma seis horas para eso. Cuando El desea hacer un árbol enorme, se lleva seis años. La pregunta es, ¿Quiere un hongo o un árbol enorme? Deseamos estabilidad. Queremos consistencia.

La gente me pregunta, “¿Estás emocionado que Saddleback ha crecido de 0 a 4000 en ocho años? Si lo estoy. Pero estoy mucho más emocionado de lo que El está haciendo en mi vida y en las vidas de las personas logrando consistencia a largo plazo. No soy la misma persona de hace ocho años. Y tampoco muchos de ustedes. Todos estamos cambiando y creciendo y desarrollándonos en Dios. Tenemos que aprender a hacer las cosas con cierto ritmo. Cada uno de nosotros está hecho en forma diferente. Algunos de ustedes son como caballos de carrera y otros son como tortugas. Y una tortuga nunca va a ser un caballo de carrera. Y un caballo de carrera nunca será una tortuga. Reconozca su propio estilo de vida y luego ajústese de acuerdo a eso. Dios puede usar a ambos. Siga adelante aceptando sus limitaciones.

 

5. DEBO AMAR A OTROS.

V. 15 “Todo esto es por vuestro beneficio para que la gracia que está alanzando más y más personas pueda causar acción de gracias para que sobreabunde la gloria de Dios.” Pablo dice, Sigo hacia delante porque se que esto está ayudando a otros. Está beneficiando a otros. Les amo y cuido de ellos.

Si usted no ama a otros, usted no está permaneciendo en el ministerio. Pablo dijo, quizás pueda hablar con lenguas de hombres y ángeles y hacer todas esas grandes cosas y escalar montañas y moer las montañas en fe pero si no tengo amor de nada me sirve. No cuenta para nada. Címbalo resonante. Vaso sonando. No importa. Así que si no amo de verdad a esas personas a las que estoy tratando de ministrar en el grupo, es una pérdida de tiempo. Debo amarles. Debo interesarme en ellos. Si me intereso, usted lo notará. Usted se dará cuenta de lo que está sucediendo en sus vidas.

La Biblia dice en 1 Corintios 13 que el amor permanece a todas las cosas. Así que la permanencia viene del amor. Porque amo a mis hijos, soporto muchas cosas. Y porque mis padres me  amaron, soportaron también muchas cosas. El amor produce resistencia. Si ama a alguien usted tiene  mucha más paciencia con ellos.

Creo que el versículo 15 es un buen versículo que se aplica a Saddleback y se aplica a los inconvenientes que hemos soportado por casi ocho años. Y el hecho es que dice, todo esto es para su beneficio para que la gracia alcance más y más personas. ¿No es eso cierto en Saddleback?  Seguimos soportando más y más inconvenientes para que podamos alcanzar más y más personas. En una semana, nos estaremos preparando para comenzar nuestras reuniones en un cuarto separado con el las personas que ya no quepan en el templo. Vamos a tener una pantalla de televisión. Las personas que lleguen tarde entrarán a ese cuarto porque nos estamos quedando sin espacio el domingo por la mañana. Eso significa que los muchachos se cambian de esa zona en ese servicio. Estamos teniendo varios cambios. Constantemente cambiamos de locales. Las clases se cambian y se llevan a otro local. Constantemente. ¿Por qué? Para que la gracia de Dos alcance más y más personas.

No hacemos esto para nuestro beneficio. Hacemos estas cosas para el beneficio de otros. Francamente, podríamos haber dicho, “Tenemos suficiente personas. Paremos. No alcancemos a nadie más. Entonces ya no tendremos inconvenientes” El hecho es que entre ahora y cuando lleguemos al terreno tendremos que tener otro servicio. No sabemos. Quizás tendremos que hacer otra clase de cambios. Pero esos son inconvenientes que hacemos no para nuestro beneficio sino para el beneficio de alcanzar más y más personas.

Creo que este principio se aplica a usted ya sea que sea un padre, o compañero, o un pastor. Usted debe amar a otros. Si no ama a su pareja, deje de cuidar de él o ella. Deje de intentarlo. Si no ama a sus hijos, deje de intentarlo. Como pastor laico, si no ama a las personas en su grupo, deje de intentarlo. El amor nos inspira. Es un tremendo motivador. Si usted desea el poder, la energía para seguir intentando cuando se siente como, “Quizás no voy a hacer esto, este año. Quizás me de por vencido y ya no sea un pastor laico.” Solamente llene su vida con amor otra vez y dese cuenta que el amor nos inspira para entregar nuestras vidas.


Edificador De Liderazgo

 

6. DEBO TOMAR TIEMPO PARA OBTENER NUEVAS FUERZAS

V. 16 “Por lo tanto no desmayamos aunque exteriormente nos desgastamos nuestro interior se renueva día a día.”  Me gusta el versículo porque dice “exteriormente” – en otras palabras, exteriormente, en nuestros cuerpos, nos desgastamos. Ese es un hecho de la vida que nos estamos desgastando externamente. Nos salen arrugas y dolores, usamos bifocales, nos quedamos calvos, verrugas – las tres “B’s” de la crisis de la edad media. Tiene problemas de edad. Su pecho cae sobre su estomago. Todas estas cosas suceden cuando alguien se está desgastando exteriormente.

No puede detener el proceso de la edad. Pero, puede permanecer fresco y vivo en el interior. Esa es su elección. Esa es su opción.

Note que Pablo se renovaba día a día – diariamente. Cada 24 horas el tomaba nuevas fuerzas. Si va a durar en el ministerio, usted debe aprender a como recargar las baterías cada 24 horas. El dijo, interiormente nos renovamos día tras día.

Pregunta: ¿Cómo se obtiene nuevas fuerzas? ¿Tiene un plan para eso? ¿O es desorganizado? Si no tiene un plan para eso, creo que no lo está haciendo. Usted necesita ser estratégico. Necesita pensar, específicamente, “¿Cómo me estoy recargando? ¿Espiritual, emocional y físicamente?”  Si usted nunca ha pensado en eso, entonces es desorganizado.

En la fuerza aérea usted ha visto esos aviones que se quedan en el aire casi continuamente. Se quedan allí porque se recargan en el vuelo. Otro avión se les acerca y los recarga para que no aterricen.

Pienso en eso muchísimo. Pienso en que nosotros como cristianos necesitamos aprender el arte de recargar a medio vuelo. Usted necesita saber cómo recargarse sin tener que irse tres o cuatro días de retiro. No puede ir de retiro cada tres o cuatro días. ¿Cómo se recarga en los afanes diarios de la vida sin detenerse e irse a Palm Springs por un par de días?  No puede hacerlo. Hemos hablado, como iglesia, que debemos aprender a asimilar en la carrera cómo cuidar de los que llegan a la iglesia mientras seguimos creciendo. Usted necesita aprender a recargarse espiritual, emocional, y físicamente en el camino. Creo que necesita hacer una lista – una lista práctica – de las cosas que le recargan (donde obtiene nuevas fuerzas).

Para mi, hay un número de cosas que me recargan. Una de ellas es cuando llego a casa por la noche, en la puerta, hay un recipiente de leche frente a mi casa. Le llamo mi deposito de preocupaciones. Lo pongo afuera. Cuando llego a la puerta, antes de entrar en casa, me detengo, respiro profundamente y mentalmente me despojo de todas las preocupaciones y presiones y las deposito en ese balde porque no voy a ir y cargar a mis hijos o a mi esposa. Entro en la casa, pongo mi portafolio y paso cinco o diez minutos y me tiro al suelo con mis hijos y les hago cosquillas. Todavía están en esa edad. Ese es un liberador de estrés para mí. Casi a mediado de año cultivo mi jardín y encuentro que eso me ayuda porque la mayoría de mi trabajo es mental. Pero cuando usted usa su mente todo el día entonces necesita trabajar con sus manos para relajarse. Si usa sus manos todo el día, muchas veces, usted necesita hacer algo mental para

CÓMO MANTENERSE EN EL MINISTERIO

Edificador de Liderazgo

relajarse. Así que salgo de allí, pongo mis manos en la tierra y eso me relaja. Usted necesita hacer una lista. La lectura de la Biblia le ayuda a renovarse espiritualmente. La oración. Camino

en el parque por las mañanas, algunas veces escucho casetes cristianos, oro. Algunas veces subrayo los versículos memorizados. Otras veces me siento y toco un poco en el piano. El compañerismo de un grupo pequeño es algo que renueva espiritualmente. Usted necesita tener una lista.

Me ha escuchado decir que la fórmula Warren para permanecer es Distraerse Diariamente, Salir Semanalmente, Abandonar todo Anualmente.

            Distraerse diariamente – cada día tómese unas mini vacaciones.  No tiene que dejar todo pero mentalmente puede hacerlo. Una de las formas en que me distraigo diariamente es dando vueltas por el suelo con mis hijos. Leí un artículo esta semana que decía que cuando uno se siente un poco cansado a la mitad del día y el nivel de azúcar está bajo, hay que salir y caminar por unos minutos en lugar de comerse un dulce para lograr más energía. Camine alrededor del edificio. Distráigase diariamente. Tome una mini vacación.

            Salir Semanalmente – cada semana tómese un día libre. La Biblia dice que seis días trabajara  el séptimo lo descansarás. Ese es uno de los Diez Mandamientos. Si no está tomando un día libre está quebrantando los Diez Mandamientos. Dios dijo que descansar es importante, lo escribió en los Diez Mandamientos. Cada siete días tómese un día libre. Para mí, el Domingo no es día libre. Ese es un día de trabajo. Alguien me preguntó porqué no me tomaba el Lunes libre. Dije, “No me quiero sentir tan mal en mi día libre.”  Pero ahora que hemos comenzado a tener reuniones los Sábados por la noche, he estado tomándome el Lunes libre más que otros días.

            Abandone anualmente – una vez al año olvídese de todo, deje todo y disfrute de unas buenas vacaciones. Mentalmente olvide todo. Salmos 119:50 “Tu promesa renueva mi vida.”  Hay más de 7000 promesas en la Biblia. Si usted necesita un renuevo espiritual solamente comience a concentrarse y a meditar en esas promesas.

Necesito renovarme diariamente.

 

7. DEBO MANTENER MI MIRADA EN EL OBJETIVO.

El ultimo secreto de Pablo para perseverar es cómo usted maneja sus problemas. La verdad es que usted no puede desarrollar persistencia al menos que tenga problemas. Son parte del paquete para producir persistencia. Debe tener problemas para desarrollar esa persistencia. No debe orar para tener esos problemas. Vienen automáticamente. El hecho es que la vida es difícil. Es una dificultad y no siempre es fácil. No es un jardín de rosas. Y en esta época instantánea, queremos todo instantáneo, éxito de una noche a otra. Desayunos instantáneos, café instantáneo, puré instantáneo, pérdida de peso instantánea, soluciones instantáneas, madurez instantánea. No es así. Viene por medio de a persistencia – seguir intentando.

 


Edificador De Liderazgo

Pablo dice que la llave para la persistencia es su perspectiva. No es su problema pero cómo usted vea sus problemas hace una diferencia. Su problema no es su problema. Su problema es la forma en que usted ve sus problemas. Puede poner dos personas y colocarlas en la misma situación  y darles la misma circunstancia, el mismo problema – una de ellas está desbastada por

la situación y la otra lo vence. Una de ellos es derrotada y la otra logra el éxito. Una ocupa la situación como un desmotivador y la otra como motivador. ¿Cuál es la diferencia? Perspectiva. Solamente la forma en que ve el problema.

Note lo que Pablo dice en el versículo 17 y en el 18 con respecto a la perspectiva.  “Porque estos problemas leves y momentáneos logran para nosotros una gloria eterna de mucho más peso que todo eso. Por lo que ponemos nuestros ojos no en lo que se ve sino en lo que no se ve. Por que lo que se ve es temporal pero lo que no se ve es eterno.”  Pablo está diciendo que necesita ver tras el problema y ver el propósito de Dios. Esa es la llave para la perseverancia. Mire tras el problema y vea el propósito de Dios.  El propósito de Dios es siempre más grande que su problema. Siempre. Mire tras el problema y vea el propósito.

El dice “Nuestros problemas leves y momentáneos.” Leí cuando el había sido azotado cinco veces, naufrago, aprisionado, hambriento, sediento, perseguido por bandidos. He estado perdido en el mar por un día y una noche. Luego dice.  “estos problemas leves y momentáneos.”  ¡Qué entendimiento! Eso es a lo que le llamo perspectiva. Pablo dice, todas esas cosas que me han sucedido son problemas leves y momentáneos. No está de víctima, lamentándose. El dice que son problemas leves y momentáneos. Eso es perspectiva.

¿Cómo lograr esa perspectiva? Vemos a la gloria eterna que es de mucho más peso que todos ellos juzgando las recompensara que vamos a recibir comparadas a los problemas y las dificultades, no hay comparación.

Luego el dice, “Por lo tanto ponemos nuestros ojos no en lo que se ve sino en lo que no se ve. Porque lo que se ve es temporal pero lo que no se ve es eterno.” Usted puede ver una silla, pero no puede ver al Señor. Pero la Biblia dice “Donde dos o tres están juntos en Mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos.”  Así que El está aquí.  Usted no ve al Señor pero si ve la silla. ¿Pero cuál es más real? ¿Cuál va a permanecer más tiempo? No hay duda al respecto.

Un día todas esas otras cosas van a desaparecer en el juicio. Carros, estéreos, casas, discos, ropa – no van a durar. Pero lo que no se ve, eso si va a permanecer. Así que la llave para la persistencia es que cuando tenga un problema, vea tras el problema y vea la perspectiva eterna.

Los expertos en motivación nos dicen que hay dos tipos de motivación en la vida. Hay motivaciones internas, las cuales me motivan desde el interior. Y hay motivaciones externas, las cuales me motivas desde fuera – una promesa de una recompensa, un viaje, obtener una posición; cosas como esa. Motivaciones externas e internas.

Le declaro que la más grande motivación en el ministerio no es interna y no es externa. Es eterna. Motivación eterna. El está diciendo, vemos más allá de lo que se ve para ver lo que no se ve.

¿Qué le motiva a seguir? ¿ En su matrimonio? ¿En nuestro ministerio? ¿En su carrera? ¿Cómo padre? ¿En su colegio? Si enfoco todos esos mis problemas, voy a estas abrumado. Pero a la luz de la eternidad son insignificantes. La gente dice, “Estoy bien, bajo las circunstancias.” ¿qué está

haciendo bajo ellas? Las circunstancias son como un colchón. Si se pone bajo ellos, se sofoca. Si se coloca sobre ellos puede descansar fácilmente. Todo tiene que ver con la perspectiva.

Pablo dice, “Hago estas cosas para seguir adelante. Me doy cuenta que Dios me ama. Mantengo una clara conciencia. Y reconozco mis limitaciones. Lleno mi vida de amor para otros. Me renuevo cada día y sigo hacia delante. No me doy por vencido porque me doy cuenta que el propósito de Dios es más grande que mis problemas.”  El dice  “hago estas siete cosas y por lo tanto no voy a darme por vencido no importa como me siento. No voy a dejar esto ni desmayaré.”

Hay una conclusión aquí en Gálatas 6:9 “No dejemos de hacer el bien porque a su tiempo segaremos si no desmayaos.”  Eso es tan importante. No tiene idea de cuantas veces he renunciado a esta iglesia. Cuantas veces en un Lunes por la mañana en un momento bajo en mis emociones he dicho, “No vale la pena. Dios se buscó al hombre equivocado. Consíguete a alguien más. Hay demasiada responsabilidad.”  El segundo año de esta iglesia, usted habrá escuchado la historia de cómo quedé al final del primer año.  En 1981, básicamente estuve deprimido todo el año. Dios me llevó a través de eso y aprendí a no darme por vencido. Simplemente no se como abandonar las cosas. Sigo intentando.

Cuantas veces fuimos tentados como iglesia cuando pudimos no adquirir terrenos y simplemente asentarnos e ir a comprar medio acre y construir un edificio que albergara 300 personas y quedarnos con eso. Hubiera sido tan fácil cortar el circuito del plan de Dios para establecernos para mejor y obtener algo. Pero seguimos intentando.

El hecho es, quise renunciar muchas veces pero Dios me puso aquí. Cuando es colocado en un lugar, puede dejar o abandonar eso hasta que Dios decida ponerle en otro lugar. Sí El decide. Cuando Dios le pone en ese lugar se queda en ese lugar.

Quizás se sienta como que está en punto de dejarlo todo hoy. ¿Qué es eso que le hace sentir como que ha sido tentado a renunciar a todo? ¿Un sueño? ¿Una relación? ¿Mi salud? ¿Mis hijos?  ¿Mi carrera? ¿mi ministerio como pastor laico?  Creo que Dios trajo algunos de ustedes aquí esta mañana para que Dios pudiera decirles una cosa, “No lo dejen. Sigan intentando. No se den por vencido.”

Aquellos de ustedes quienes vieron el partido de fútbol americano la noche anterior, en el medio tiempo estaba 24 a 0, Denver llevaba ventaja sobre los Raiders. Al cierre del juego en el tiempo extra, los Rasiders estaban 30 a 27. Ellos ganaron.

La estadística con menos significado en la vida es la del medio tiempo. No significa nada. No cuenta. El hecho es que no importa lo que ha hecho con la primera parte de su vida.  La última parte de su vida aquí en Saddleback es lo que va a contar. Y Dios puede hacer más en la última – ya sea que sean cinco, diez, o veinte años – que en todos las anteriores. Si no se da por vencido.

 

<< Volver a estudio de liderazgo

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

Anuncios Patrocinados